fanfic • 48 horas – prefacio

48 horas (48小时)
Kris-centric, varias parejas | misterio, thriller
Tras 48 horas, sólo puede quedar un chico vivo en esta casa

48 Horas: Prefacio

Últimamente, pese a que el tiempo en Los Ángeles ha sido soleado y agradable, no ha disminuido el número de pacientes que visitan la clínica. Como de costumbre, mi secretaria se queja de la gran importancia de su puesto de trabajo y lo poco valorado que está durante los pequeños descansos que tiene entre llamada y llamada, un paciente guarda silencio en la sala de espera, tomando sorbos de agua con nerviosismo, y las frondosas plantas crecen retorcidas en sus pequeñas macetas.

Soy psicólogo, de 42 años, todavía soltero y con licencia para ejercer en Estados Unidos desde hace más de 10 años. En general, no estoy insatisfecho, pero tampoco tengo grandes expectativas puestas en mí mismo.

Desde que era un estudiante, Los Ángeles nunca ha sido un lugar pacífico. Por supuesto, esta no fue la razón principal por la que me decanté por estudiar psicología, pero al decidir el doctorado no pude evitar basarme en mi pasión e interés. Debo admitirlo, siempre tengo preferencia por los casos de crímenes psicológicos, en comparación con los de problemas matrimoniales. No es que desprecie las responsabilidades de mi profesión, es más bien que reconozco mi propia suerte, puesto que comprendo que no se trata de un trabajo limpio. Hace 4 años, un hombre autista de 40 años fue declarado sospechoso de envolver a su hijo de solo tres meses en un embalaje de plástico y de tirarlo en un contenedor a 200 metros de su casa. Su esposa, de nacionalidad tailandesa, no entendía el inglés y su estabilidad psicológica se volvió crónica tras el incidente. Recuerdo que fue una Navidad no del todo agradable, en la sala de control de la Oficina Federal; el hombre que había permanecido sentado frente a mí durante dos horas al final derramó un par de lágrimas en su taza de café, café que ya se había enfriado.

Desde entonces, me he familiarizado con la ruta hacia la oficina, aunque sólo sea un lado de la calle, puesto que siempre voy durante el día y vuelvo de noche. Soy un colaborador bastante satisfactorio para ellos; me aprovecho de mis habilidades profesionales para ganarme el alma del diablo y posteriormente venderla a Satán. Por supuesto, sin incluir la mía propia.

Mi alma no necesita ningún rescate, le permito que disfrute del sufrimiento del infierno y así obtenga la felicidad. Esta gente de la Oficina Federal no tiene porqué saber mi orientación sexual, no sería beneficioso para la venta de ninguno de mis servicios. Les haría pensar que soy un psicólogo con problemas psicológicos yo mismo.

Desde el año pasado, tenía la intención de trabajar menos con ellos, pero la cantidad substancial de clientes privados derivó en una falta de atención en mí mismo, y no deseaba que la presión terminara haciendo que yo requiriera atención de otro psicólogo. Sin embargo, la semana pasada, hubo caso importante en Los Ángeles en que se vieron implicados un grupo de hombres asiáticos. Pudo ser por la misma peculiaridad del caso y mis relaciones psicológicas personales con asiáticos, que cuando el inspector al cargo, David, de 40 años, me llamó para invitarme, no me negué.

En pocas palabras, un grupo coreano joven y popular había llegado a Los Ángeles el viernes pasado en preparaciones para un tour, entrevistas, filmar un videoclip y un seguido de actividades. Desaparecieron en el momento en que desembarcaron el avión, el personal local de la empresa asignado para darles la bienvenida no pudo recibirlos, se habían separado del staff que les acompañaba al salir por otra vía y habían perdido el contacto desde entonces.

—Sólo oí cómo dos de ellos llamaban a otro, pero no llegamos a recibirlos —explicó un miembro del staff local.

No fue hasta ayer, martes por la mañana, que la policía localizó unos chicos en un chalet de una hacienda de las afueras. Desafortunadamente, cuando los encontraron, sólo quedaba un chico con vida, sentado en la bañera tratando de ingerir fármacos para la cardiopatía en grandes cantidades.

—Este chico es como tú, es chino —me dijo el muchacho en prácticas, Mike.

Al haber soportado una intensa estimulación mental, evidentemente, el chico se ha negado a comunicarse con nadie desde que lo ha hallado la policía. Lo peor de todo es que él es la persona que conoce toda la historia, y al mismo tiempo de ser la víctima, también es el principal sospechoso. Además del autismo temporal, ha manifestado cambios de humor obvios y tendencias violentas. Ayer, cuando le dieron un bolígrafo para que firmara un documento de identificación, trató de agredir al policía. Debido a la naturaleza tan delicada del caso, ahora está encerrado en una estancia bajo vigilancia.

Aunque tenga el pelo revuelto y no se haya afeitado en por lo menos dos días, debo admitir que Dios lo ha dotado de una apariencia y estatura excepcional. Si no supiese de antemano que se trata de un miembro de un grupo de música, lo habría descrito como «fuera de este mundo».

Era evidente que Dios tenía preferencia por él, además de bendecirlo con su aspecto, había conservado la vida.

Su nombre chino es Wu Yi Fan, nombre inglés Kris, de 24 años, sus padres se divorciaron cuando era pequeño y pasó un corto período de tiempo en el extranjero, es heterosexual y ha tenido bastantes novias. A juzgar por su historial, proviene de una familia rica, ha recibido una buena educación, no tiene un historial médico significativo, ni cirugía plástica, drogadicción ni antecedentes penales; su camino a la fama no tiene ningún obstáculo. Su capacidad de relación interpersonal es normal, incluso es el líder de éste grupo de música, no presenta tendencias autistas.

La mayoría de las muertes confirmadas son de nacionalidad coreana, sólo hay tres más como Kris, de etnia china que han entrado en la industria del entretenimiento en Corea. Mike me facilitó una foto de grupo que se habían sacado en su concierto en Tokio, parecen estrechamente unidos y tienen apariencias similares. Siguiendo los horribles prejuicios de los europeos hacia los asiáticos, es prácticamente imposible distinguir quién es quién.

—Según la hora de defunción, estos 4 deben haber muerto unas 18 horas antes de su descubrimiento —Mike separó 4 fotos de la escena del crimen y las colocó delante de mí, cada una con el nombre correspondiente escrito en inglés con rotulador permanente. En este estado, hasta la letra era más reconocible que los rostros.

—Se llama Chanyeol, lo encontraron en un armario del primer piso del chalet. La causa de la muerte se ha confirmado que fue por puñaladas abdominales, se sospecha que el arma del crimen fue un accesorio de magia —señaló la espada retráctil en la puerta del armario en la foto—, se sospecha que atravesó la puerta e impactó en el abdomen de la víctima, causando su muerte.

El chico de la foto parecía bastante alto, tenía el cabello recogido en una simple coleta, el cuerpo ligeramente torcido y algunos mechones de pelo le caían sobre el rostro.

—Luhan, nacionalidad china, es el único al que se encontró fuera del edificio —los finos dedos de Mike señalaron la segunda de las 4 fotos—, trató de escalar por la chimenea pero, desafortunadamente, la cuerda que usó estaba hecha de tela y no pudo soportar su peso, se rompió rápidamente.

La expresión del chico de la foto permanecía inmaculada, apuesto y pálido. Mike parecía apenado por el fracaso de este único fugitivo.

—No lo entiendo. La cuerda de plástico que había en el centro del comedor de la primera planta era mucho más resistente que esos trozos de tejido de una sábana. ¿Por qué? ¿En qué estaría pensando?

—Puedes preguntárselo a él —dijo David abruptamente desde detrás. Al haber trabajado con él en numerosas ocasiones, tendí la mano rápidamente—. Cuánto tiempo sin verte, viejo amigo —sonrió y me estrechó la mano—. Él es la vía más directa a la resolución del caso, por el momento —señaló al afortunado superviviente en la sala de control—. Si consigues obtener algo de él, te invitaré a esquiar en Canadá.

—Te agradezco tu generosidad de todo corazón, sin embargo —me toqué la nariz—, ¿no deberías cumplir con lo que dijiste la última vez de las vacaciones en Hawaii, antes de esto? Además —observé a Kris, que permanecía inmóvil—, ya sabes que siempre he sido incapaz de trabajar con niños, sin mencionar un niño tan adorable.

—Ya no tiene edad de ser adorable, y más si sigue guardando silencio —David me puso las manos en los hombros—. Es tu trabajo, maestro vendedor de almas. Deja que lo llorando mientras relata el caso obedientemente y guárdate su inexpresividad en la maleta —dijo saliendo por la puerta.

—¿Alguna vez te han dicho lo enfermo que estás? —bromeé.

—Por supuesto —asintió—. Mi mujer me lo dice a diario. Qué raro que tú también te hayas dado cuenta —dijo, parpadeando.

—Vete al infierno —me despedí de David otra vez y di media vuelta para encarar a Mike—. ¿Tu jefe siempre os tortura así?

—No, es sólo contigo —dijo Mike descaradamente, alzando las cejas—. Oh, y también al Señor Superviviente.

—¿Se aprovecha de los prisioneros? Déjame que te diga que esto se considera racismo —bromeé y le di un codazo a Mike.

—Oh, venga ya, es él quien se aprovecha de nosotros —dijo Mike, frustrado—. Tiene la misma cara durante todo el día, completamente quieto, como un mudo. Hemos visto sus videoclips en el ordenador de la oficina, estaban bailando y cantando como saltamontes, cuesta de imaginar que es la misma persona.

—Ey, que estuvo por lo menos cinco horas solo con tanta gente muerta en el mismo espacio, si hubieses sido tú, serías saltamontes muerto —dije.

Mike sonrió.

—¿Saltamontes muerto? De haber llegado un poco más tarde, ya estaría en el cielo con el estómago lleno de pastillas para cardiopatía. O no, quizá en el infierno.

—¿De verdad creéis que él es sospechoso? —pregunté—. Prefiero este tipo de humor negro.

—Puede —Mike curvó los labios y negó con la cabeza—. Sin embargo, tiene que cooperar con nosotros. Míralo, parece un león cubierto de espinos al que le han arrancado las zarpas y los dientes.

—¿León? ¿Un cachorro?

—¿24 te parece joven? —Mike inclinó la cabeza.

—Oh, pues claro. Me gustan las personas maduras. Para ser preciosos, si alguien de su edad fuese mi amante, me sentiría como un criminal —dije.

—Anda ya —Mike sacudió la cabeza, incrédulo—. Yo no me acuesto con mujeres con más de 24.

—Oh, es verdad. Me había olvidado de que también eras un cachorro —le sonreí y antes de que pudiese replicar, cogí otra foto—. ¿Quién es éste? El tono de su piel es… sexy, comparado con los demás, digo.

Mike me miró con desesperación y negó con la cabeza, prosiguiendo:

—Kai, coreano, también uno de los fallecidos en las últimas 18 horas —escaneé la foto sombría mientras escuchaba el incesante discurso de Mike—. Antes de su muerte, parece que se vio envuelto en una pelea, el golpe fatal fue producido por un impacto en la parte superior del cuello. Éste parece interesante —Mike rio ligeramente—. No soltó este botón beige, que arrancó de la camisa de ese chico —señaló a Kris, que permanecía sentado en la silla, como en una ensoñación—. Se ha confirmado que las partículas cutáneas que tenía en las uñas también pertenecen a nuestro único superviviente.

Asentí. Oh, adorable cachorro, parece que estás metido en un apuro.

—Lay, nacionalidad china, 23 años de edad, defunción por desangramiento —Mike cogió la última foto—. La hora de su fallecimiento es muy reciente, parece que fue el último —dijo Mike.

—¿Es una foto de muestra? —pregunté.

—Es de la escena del crimen, eso de la foto de muestra… —Mike se gira para mirar a Kris—, tendrías que preguntárselo a él.

A primera vista, parecía una foto de portada de revista. El chico llamado Lay estaba sentado en una silla en una habitación, de cara a la ventana. Bajo los cálidos rayos de sol, su expresión era relajada, incluso tenía una ligera sonrisa; no revelaba ninguna seña de sufrimiento. A juzgar por la foto, parecía un adolescente dormido bajo el sol, si no fuese por el corte superficial que tenía en la muñeca derecha, flácida, y el rastro de sangre en la alfombra que iba desde la puerta hasta la herida.

—Los cortes de esta profundidad no causan la muerte fácilmente, pero para quienes sufren problemas severos de coagulación congénitos, es difícil de determinar —la voz de Mike resonó a mi lado—. Sin atención médica a tiempo y suministro de sangre, la posibilidad de que perdiera la vida era del 100%.

—Se suicidó, ¿verdad? —pregunté.

—¿Eso es lo que opinas? —Mike contestó.

—No los sé —negué con la cabeza—. No soy un profesional, es lo que me dice la intuición… Mírale la expresión, parece tranquilo —señalé la foto.

—Es verdad, pero… —Mike cogió la foto del baño—, el arma del crimen parece ser un fragmento del espejo roto, y tiene las imprentas dactilares de Kris. Obviamente, antes de que Kris tratara de quitarse la vida —Mike señaló al lado de la bañera—, hasta formó un diseño curioso con los fragmentos del espejo. Probablemente ya tenía una condición mental inestable.

Giré la foto para ver algo que parecía un polígono distorsionado.

—Además, Kris llevaba dos relojes en la muñeca izquierda, uno blanco y negro, y otro rosa, de dos estilos completamente distintos —Mike recordó—. Ninguno de los dos funcionaba, y se habían detenido en horas distintas.

»En el lavamanos, había escritos una dirección y número de teléfono de China —prosiguió Mike—. Se ha confirmado que son de la familia del chico llamado Luhan, de Pequín.

»Aún quedan muchos detalles sin explicación, como el hoyo sobre la DDR y el chico llamado Sehun que murió al caer en el sótano, con un pequeño trampolín justo al lado… —dijo Mike—. Además, esta caja fuerte conectada a cubos de Rubik… Es la primera vez que veo una caja fuerte codificada mediante cubos de Rubik, a decir verdad.

»También encontraron dos caracteres chinos escritos en la parte inferior derecha del espejo del baño del primer piso… —Alcancé la foto de las manos de Mike y la examiné con cuidado. Los dos caracteres significaban «Huye, rápido»—. El chico de nacionalidad china llamado Tao dejó imprentas de la mano entera en la parte izquierda del espejo mientras los escribía —Mike giró la foto y dijo—: La causa de su muerte fue un golpe abdominal, se sospecha que el arma fue una botella de vodka rota.

—¿Lugar de la muerte? —pregunté.

—En la sala de estar —contestó Mike.

—¿Y qué hay del resto? —volví a preguntar.

—Ya te he contado demasiado —dijo Mike, encogiéndose de hombres—. Tú también lo sabes, las normas son las normas —me miró, como disculpándose—. No eres parte del equipo.

—Lo comprendo —me mantuve en silencio un momento y recogí las fotos—. Gracias por la explicación, me has dado más detalles que en otras ocasiones —sonreí y lo miré.

—No te he contado más detalles, es sólo que tú me has prestado más atención —Mike parpadeó.

—Está bien, lo admito —bajé la cabeza y reí para mí mismo. Aunque seamos todos humanos, siempre hay desigualdad. Por ejemplo, la defunción de una vida joven y bella, es siempre una pena. Por ejemplo, la decisión de Dios de dejar que uno viva y los demás mueran.

—Una última pregunta —dije, levantando la cabeza—, ¿el viernes era un día especial? ¿Una fiesta religiosa?

Mike me miró y negó con la cabeza.

—Para ellos sí que es un día memorable. El segundo aniversario de su debut.

—¿Sabes incluso eso? —miré a Mike de reojo.

—Técnicamente no debería, pero por culpa de ciertos detalles, ha sido inevitable —dijo Mike—. Muy bien, ya no puedo decir nada más, o cometeré un error.

Sonreí, comprendiéndolo.

—¿Cuándo podré hablar con él? —bajé la mirada para organizar mis papeles.

—Enseguida que estés preparado —Mike me miró un momento, dejando la carpeta y las fotos que tenía en las manos—, pero tienes que informarme media hora antes. Hay que hacer algunos preparatorios pequeños y tediosos.

Entonces, caminó hacia la sala de control.

—¿Preparatorios? —le pregunté, a su espalda.

—¿Me lo preguntas de verdad? Trató de agredir uno de nuestros compañeros, y tú —me miró de pies a cabeza—, un doctor dulce e indefenso, no me gustaría que te volvieras una foto.

—Estoy en el lugar más seguro de la ciudad —parpadeé en su dirección—, este dulce e indefenso doctor tiene magia que ninguno de vosotros posee.

Ladeó la cabeza mientras asentía ambiguamente, sin dejar de caminar.

—Lo siento, el deber me llama. Además —volvió a girarse—, no me hables de magia o sospecharé de ti.

Original | Traducción al inglés de heecups, flyingbacons y wasabilxx
Traducción al español de dii
Si queréis compartidlo, compartid el link (ノ◕ヮ◕)ノ*:・゚✧

« Antes de leer | Capítulo 1 »

Anuncios

    • chundii

      He sufrido lo indecible, pero me emociona que me lo digas ;; Al traducirlo vi muchos más detalles, como los relojes o el dichoso polígono ;;;;

  1. Libertad

    Estaba esperando que alguien lo tradujera *-* (ya que mi inglés es realmente penoso).
    el prefacio me dejo loca xD Me intriga muchísimo saber que paso y no sé aslñdalñsdkasd tengo mucha curiosidad de saber como murieron los demás xD
    Le tengo muchas expectativas a este fic, ya que creo que tiene una trama distinta, una que nunca he leído en un fanfic y por eso me llama mucho la atención.

    Gracias por traducirlo <3

    • chundii

      Por suerte o desgracia, no suelen haver muchos fics con una temática similar a esta LOL
      El prólogo es muy muy fuerte, se tiene que leer con mucha atención, hay detalles de los que solo me di cuenta al traducirlos ºAº
      Gracias por tu comentario!<3

  2. I'm ♥ JWalkerz ♥ (@KimBora_sshi)

    simplemente me encanta, siempre me a gustado este estilo de trama (aun que con ellos no me hace mucha gracia xDD) y no es normal en un fic, esperare con ansias cada capitulo y muchísimas gracias por traducirlo quería leerlo pero con mi ingles me era imposible

    • chundii

      Mucha gente me lo ha comentado: “me da igual de qué vaya, si es con ellos, no!” xD Pero de verdad que vale la pena. Espero que te guste! º3º

  3. Dara

    Lo hago por ti y la otra pesada obsesiva… veremos como evoluciona esto (leer un fic estando escribiendo tu propia historia puede ser contraproducente… pero bueno, haré el esfuerzo).
    Kiss kiss~~
    p.d: Traducción impecable =)

    • chundii

      Gracias, corazón! De verdad que te animo a que lo leas entero, aunque sí, puede ser un poco contraproducente x) Me emociona que me digas eso aunque soy consciente que aún queda mucho por pulir T~T

      • Dara

        Tranquila, dudo mucho que en lo mio me ponga a matar a mis personajes a diestro y siniestro de manera sádica xDDDD (de persona que traduce cosas a otra que hace lo mismo: ambas sabemos que traduzcamos lo que traduzcamos, jamás estaremos contentas con el resultado xD se llama autocrítica, y menos cuando tenemos días chungos [como por ejemplo hoy para mi LOL])
        Un muak!

  4. Kael

    Es tan GENIAL!♥
    Muchas gracias por traducir el primero
    Puedo decir que me gano la curiosidad y leí varios comentarios acerca de este ff y esa muerte de Yixing~ es la que mas me intriga.
    Es algo diferente a los que se puede encontrar normalmente.
    De nuevo gracias por traducirlo. :)

    • chundii

      A decir verdad, la muerte de Yixing fue lo ÚNICO que me hizo seguir leyendo, puesto que mis hipótesis del momento implicaban decisiones tomadas con el corazón (:
      Gracias a ti♥!

  5. Sophie

    Sólo te podía pasar a ti que al traducir la historia te quedara un estilo mucho más estético y fácil de leer que la traducción inglesa, Dii. ¿Hace falta decir que me encantan tus traducciónes también? ;; Iré leyéndolas después de leer los capítulos~ <3

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s